Intervención del CES en UG = incapacidad, ambición desmedida…

Publicado el 9 octubre, 2016

OBSERVATORIO ACADÉMICO DE LA UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

Una intervención… que rápidamente se redefinió como de acompañamiento… pero que se desarrolló como sometimiento y que concluye como imposición, finalmente un error.

Un proceso que arribó, necesariamente, con su propia metodología. Llegaron expertos en cualquier actividad menos en finanzas ni planificación de la educación superior, no en finanzas, no en procesos ni en desarrollo de planes y proyectos universitarios, no en pedagogía. Lo improvisaron todo ayudados por funcionarios comprometidos con esa historia deslucida,  colaboradores de retaguardia que ahora les tocaba ser protagonistas.

La nueva vanguardia, que aún colabora con la comisión de intervención, mostró sus habilidades y destrezas: incapacidad, falta de preparación, ambición desmedida a ser satisfecha, así fueron adquiridos como actores esenciales para la Universidad del cambio.

Esta nueva vanguardia, que antes fueron discretos sumisos de la cuadrilla apocalíptica, y que hoy fungen de asesores, decanos, directores de carreras, profesores que nunca ganaron un concurso de méritos y oposición, y que tampoco fueron estudiantes significativos, aparecen ahora como ejemplo de transparencia y excelencia, sustantivos invocados pero desconocidos por ellos.

Constituidos en la nueva cuadrilla especulan ahora con una Universidad basada en el modelo ecológico-cognitivo, un digno tema para sustentarlo en una tesis doctoral de urgencias como trabajo experimental sobre una comunidad académica que sufre un conjunto de procesos desarticulados que no la sacan de terapia intensiva pero que, sin la orden médica pertinente, ha sido dada de alta para tener un planteamiento de campaña electoral. Hemos sido testigos de cantos heroicos por una conquista fraguada, pero no lograda. La creatividad estudiantil apareció: estamos en la v, el más escuchado grafiti verbal.

Nuestra Alma Mater agoniza y es imprescindible formar tiempo para su recuperación.

Eso vuelve imprescindible rechazar la permanencia de la nueva cuadrilla que la Comisión interventora pretende, al margen de toda meritocracia, dejar como sus herederos en la Universidad.

Sobre esa base adviene el tiempo para crear. Necesitamos caminar y diseñar una nueva Universidad, un proyecto que la especialice, identifique y defina en el largo plazo.

La Universidad de Guayaquil necesita mejores tiempos y merece tener la oportunidad de juntar las mejores capacidades de nuestra universidad. Personas con un único compromiso. Hacer de esa historia gloriosa la única base para este nuevo tiempo. Ella demanda el trabajo y la colaboración activa de todos quiénes amen a la Universidad.

Por una diferente universidad, la nuestra y la vuestra.

Dr. Arq. Johnny Burgos Flores, Ph. D.

Candidato a Rector de la Universidad de Guayaquil

Guayaquil, Octubre 7 de 2016.

 

Intervención del CES en UG = incapacidad, ambición desmedida…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s