Yachay o el vuelo de los brujos

Felipe Burbano de Lara 

Diario Hoy Publicado el 17/Junio/2014

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/yachay-o-el-vuelo-de-los-brujos-608415.html

 

Me parece que Yachay es el producto de un vuelo en ayahuasca –pensaría yo- de nuestros genios revolucionarios del Senacyt y Senplades. Yachay es una alucinación disparatada y muy costosa. Imagínense ustedes una ciudad del conocimiento donde unos súper académicos extranjeros se han propuesto como misión cambiar –literalmente- el chip de la mentalidad de los ecuatorianos. La alucinación es tan poderosa que el presidente de la República ha calificado al proyecto, antes si quiera de empezar a funcionar, como el más importante de la historia del Ecuador.

Todo es alucinación en Yachay: desde las 4600 hectáreas de haciendas patrimoniales expropiadas en un valle agrícola privilegiado; los 1040 millones de dólares que se invertirán entre el 2012 y el 2017; hasta el sueño de una economía cuya riqueza se sustente en la generación del conocimiento. En dos años, por lo pronto, solo se tienen 140 estudiantes en cursos de nivelación, mientras en corrillos bien informados se habla de concesiones de las tierras expropiadas en el hermoso valle de Urcuquí a nuevos productores agrícolas para evitar que sigan ociosas.

El vuelo los lanzó a imaginarse el Ecuador hasta el 2032, año en el que concluirá, en principio, el proyecto. Si aseguraron que la constitución de Montecristi duraría 300 años ¡qué significa imaginar una ciudad del conocimiento de aquí a 20 años! El secretario del Senacyt declaró hace poco que para dar continuidad al proyecto se requerirá un pacto intergeneracional. ¿No habría sido bueno antes de ponerlo en marcha abrir un debate? Para sacarlo, como en todo, no consultaron a nadie.

La idea es una alucinación refundacional. La ciudad del conocimiento fue concebida al margen del sistema universitario, de sus capacidades, potencialidades, experiencias. Yachay se convertirá en una  suerte de laboratorio de enclave donde emergerá la nueva mentalidad ecuatoriana, aquella que nos hará salir del atraso y subdesarrollo. Suena muy arrogante y tecnocrático: unos genios extranjeros capaces de obrar el milagro sobre los ecuatorianos. Sin inmutarse, la alucinación les lleva a un discurso neocolonialista. Mientras Yachay se convierte en un centro hiperdesarrollado a nivel mundial, con todas las facilidades, las universidades ocuparán un lugar periférico, marginal, en la generación de conocimiento. En Yachay pareciera cristalizar, de modo perfecto, la definición de Carlos de la Torre sobre la revolución ciudadana: vivimos un proyecto tecnopopulista. La ciencia y la tecnología transformada en promesa redentora.

Ligereza, también, como ha sido la tónica de estos siete años, en el manejo de los recursos. Nadie sabe el costo de mantener el proyecto, sus rendimientos y desde cuándo tendremos sus beneficios.  A Yachcay hay que hacerle un seguimiento para ver a dónde nos conduce. Mis asesores brujos me dicen que en diez años, cuando la ayahuasca haya dejado de hacer efectos, Yachay estará a mitad de camino, cuesta arriba. Los brujos se preguntaron lo siguiente: ¿si no han podido manejar el IAEN, un proyecto académico minúsculo, como podrán manejar una ciudad del conocimiento? Feliz vuelo a todos.

 

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/yachay-o-el-vuelo-de-los-brujos-608415.html

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s